29 Ago

Nacimos contra la nada

Morimos de lo vivido

¿No es el dolor un amor malherido?

¿No es la mentira una verdad inventada?

Anuncios
25 Nov

Y me hicieron creer en el amor
esa falsa de cuatro estaciones
que clama venganza
y suena a rumor

Recuerdo lo que más me gustaba de ti
que eras tu, y no otra
Y tus silencios para mi
Y para mi tus enfados
Esos días que esperaba
no esperar demasiado

Amor no se escribe con hache
ni falta que hace,
estar a resguardo
de besos que guardaba para luego,
nunca es tarde para volver a besarte,
dicen
mis pesadillas con sabor a veneno

Y ahora,
esclavo del dueño del miedo
si veo que es cierto,
que el iluso fui yo.

Descanse en paz
la locura y el azar
la promesa de ser para siempre
lo que nunca será

No cambio tus modales por ventura
no te cambio por cualquiera
ni el ático con vistas al mañana
por mi céntrico sótano sin ventanas

Ni los pecados cometidos
por los que he de cometer

No te cambio nada sin querer
para no darme por vencido
por seguir jugando a perder
bancarrota de lunes a domingo

Ni te amo ni te olvido
en este mundo al revés

No cambio
tu ausencia por mi culpa
tu doble pareja por mi escalera de color

No me requises ni una letra
si el tiempo no sopla a favor

No cambio
tus caricias por mi espera
destino es malpensado mercader.
Mis pesadillas por tus sueños
y el mal trago de tenerte que beber.

No cambio
tu prisa por mi paso
mi Audrey Hepburn por tu torre de Babel
Aún te espero en esa esquina sin tejado
como la primera vez.

Y no hay cuerdo sin locura
Y no hay cielo, sin fe.

No cambio tu ausencia por mi culpa
tu doble pareja por mi escalera de color
No me requises ni una letra
si el tiempo no sopla a favor

No cambio
tus caricias por mi espera
destino es malpensado mercader.
Mis pesadillas por tus sueños
y el mal trago de tenerte que beber.

 

No cambio. (ya tenía ganas de verla escrita)

22 Nov

No basta con querer porque cualquier otra opción es peor. Debe quererse porque no hay otra opción.

 

6 Jun

No quiero canciones tristes.
No tenemos tiempo.

Nadie se merece medias personas, ni medias verdades.
Ni faltas de respeto, aunque vengan excusadas por la pasión del momento.

No se puede construir con prisas y nadie tiene derecho a sentirse solo.
Y si el mundo se está yendo al infierno, yo quiero bailar sobre sus cenizas.

Viene jugando la expresión Se nos olvidó olvidar. Cuando a veces se gana y otras muchas se pierde. Cuando se cree ganar y se está perdiendo… ¿y quién no ha perdido alguna vez pensando que salía victorioso? Nadie nos ha enseñado a vivir, maldita sea. Uno va viviendo en vida y aprendiendo como puede a equivocarse, a considerar de nuevo universales. A entender que en un mundo podrido siempre hay personas valiendo esa pena.
Dicen que a veces lo mejor de haber conocido a alguien es la posibilidad de conocer mejor a otra persona.

Escribir ha dejado de tener sentido. Lo veo en los ojos de la gente.
Las palabras son mentiras que acallan silencios, afirman contradicciones, profundizan sobre cosas quizá fruto de la estadística y la casualidad. Y sin embargo, se nos ha olvidado querer como se debe. Hemos dejado las prioridades por el camino, desorientados.

El tiempo pone las cosas en su sitio, pero en ocasiones simplemente se ríe de nosotros. A veces las cosas pasan por algo, otras por ir pasando. Y me voy leyendo durante años mientras pienso que la vida no está para tonterías, que somos el tiempo que nos queda.
A veces mata la conciencia escrupulosa y otras, casi todas, lo hago yo solo con ideas repletas de balas. Y los futuros se reorganizan, cambian de estación. Los futuros que una vez fueron y ya no serán, hijos de presentes felices o tormentosos y de momentos inolvidables o marchitos. Futuros que, como dos cables provocando chispa, llegaron a tocarse. Y se fundieron.

Todo aquel que pasa por nuestra vida deja huella en lo que vamos siendo. Un lugar donde más tarde habrá que edificar, donde pueden quedar obras que no acabaron. Y Cualquieras. Aquellos que no son nada en nuestra vida pero están, y pueden hacer daño sin ser nada. Cualquieras. Pequeñas demoliciones que aún pudiendo olvidarse… han dejado su huella.

Me he comparado y he salido perdiendo. He sido el malo, la peor opción, la jugada arriesgada. Me he enamorado en algunas ciudades y he llorado en todas ellas. He desterrado los dramatismos, pero no me quiten este afecto hondo que me atenaza por las noches. Que me hace sentir terriblemente vivo. No me quiten la fe ni a mi señora madre, los dos únicos motivos que me hacen sentir maravillosamente eterno.

Es de pervertidos vernos patalear a contracorriente. ¿Hay quien haya muerto de recuerdos? La mitad de los males dejarían de existir si uno dejase de mirarse el ombligo. Yo quiero ser feliz, pero ha ideas que te rondan sin descanso y generan odio hacia expresiones, personalidades, países. Daños colaterales. La vida es lo que pasa mientras tu haces otros planes me recuerda que no estoy aquí para salvar a nadie… sino con alguien. Para alguien.  Las luces guiarán tu camino a casa dice la canción. Yo no se mucho, pero sigo aquí. Con mi puñado de frases célebres y una lista de planes sencillos y cronológicamente desordenados. Esperando, ahora sin un cigarro en la mano, pero el mismo bote de gomina. Los mismos demonios danzando.

Resulta intolerable el pensamiento de irte en cualquier momento, con lo puesto. Dejando a tu nombre una factura que no puede cobrar otro que uno mismo.
Pronunciar lo mismo entonando en diferentes sílabas.
Querer en diferentes tiempos verbales.
23 May

«Lo mejor es que al final, con el tiempo, terminas por reírte de todo.»
«Cuando Dios borra es que va a escribir algo.»
«No basta con querer a alguien. No consiste en dar tu vida, sino en compartirla.»

Solo una de estas frases no es del todo cierta. Y la primera es una absoluta falsedad.

14 May

No se hace todo bien, ni se debe. Tampoco romper una promesa, o hablar del tiempo cuando aquí dentro siempre llueve.
Puedo estar sentado en las vías con miedo a perder lo que no mío. Y negarme a las alturas o a las caricias que provocan escalofrío.
Al tren que no llega. Aunque siempre hay un final en todo camino.

Puedo cerrar los ojos más tarde o más temprano. Y arrepentirme de lo dicho, de lo hecho. Maldecirme a bocajarro.
Pero me están ardiendo los motivos, entre las manos, entre semana. Y no hay quemaduras obligadas, ni palabras bonitas que no terminen siendo ajusticiadas.

Puedo irme antes de que te vayas. Y olvidarme de olvidar, desterrarme sin motivos.
Puedo gritar al mundo sordo: éranse dos locos, sí. Pero dos locos muy divertidos.

17 Abr

Miedo
m. Dícese de un hombre con muchas preguntas.
Mujer hablando en pasado.